Los implantes dentales son raíces artificiales de titanio que se colocan en el hueso de los pacientes sobre el que colocaremos la corona de porcelana, y con ellos soportamos los nuevos dientes fijos. 

En ocasiones es necesario hacer un injerto de hueso donde el desgaste de este no nos permite colocar el implante. Estos dientes nuevos recuperan todas las funciones perdidas y permiten un gran confort a los pacientes.

Llámenos gratis y consúltenos sin ningún compromiso

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted